La empresa que preside Entrecanales participará en un proyecto de 350 millones y la firma de Del Pino, en otro de 233 millones

Las empresas españolas siguen creciendo en el exterior con contratos ferroviarios. Acciona se ha hecho con uno de los mayores proyectos actualmente en marcha en Australia, la modernización de una línea para reforzar el servicio en Melbourne, por un importe de 518 millones de dólares australianos (unos 350 millones de euros), según informó el grupo. Ferrovial, por su parte, modernizará una línea de ferrocarril en Polonia por valor de 223 millones de euros.

Un tramo de la línea Ballarat en Australia
Un tramo de la línea Ballarat en Australia ACCIONA

En el caso de Acciona, el proyecto en Australia es el primer proyecto que el grupo presidido por José Manuel Entrecanales consigue a través de Geotech, la firma que compró recientemente en el país, con el que además refuerza la destacada presencia que tiene en Australia desde 2002.

Se trata de la modernización de la línea Ballarat para ofrecer más trenes y con mayor frecuencia para la creciente población de los barrios occidentales de Melbourne. La obra, que cuenta con unos 518 millones de dólares australianos de presupuesto –unos 350 millones de euros- permitirá la mejora del servicio especialmente en las horas punta.

El proyecto se iniciará a principios de 2018 y está previsto que finalice a finales de 2019. Contempla la duplicación de 18 kilómetros de vía entre Deer Park West y Melton; la construcción de plataformas adicionales en las estaciones de Bacchus Marsh y Ballan; la modernización de la estación de Rockbank y la ampliación de las plataformas, la construcción de un nuevo enlace peatonal y un nuevo aparcamiento, entre otras mejoras.

En cuanto a Ferrovial, el grupo que preside Rafael del Pino se refuerza en uno de sus principales mercados, Polonia. Allí opera a través de Budimex, que ya ha participado en proyectos como el tren metropolitano de Gdansk o la estación central de Breslavia. El contrato logrado ahora con la compañía operadora de los ferrocarriles polacos, de 223 millones, consiste en modernizar dos tramos de la línea ferroviaria número siete, que enlaza Varsovia y Dorohusk, en la frontera ucraniana.

En el primer tramo, de 51,7 kilómetros de longitud (que une las localidades de Pilawa y Deblin), acometerá la instalación de nuevas vías y cantenarias, un nuevo sistema de control y la reforma y construcción de 38 estructuras, que incluyen puentes, pasos elevados o subterráneos, túneles y alcantarillado. En el segundo tramo, de 30 kilómetros de longitud y que conecta las localidades de Otwock y Pilawa, Budimex trabajará junto con Ferrovial Agromán para mejorar las vías, estaciones, cruces a nivel y otros elementos.

Fuente: El pais

Leave a Comment

*